Cómo hacer regalos de navidad eco para tus amigos y familiares

Navidad es una de las fechas en las que más residuos se generan.

En Madrid, en el año 2020, se duplicó la cantidad de basura que se generó.

Se pasó de 3.249 toneladas de desecho a generar 5.500.

Aunque está claro que para la mayoría de las personas esto no significa nada, para ti sí.

Si estás leyendo este artículo, eso significa que estás comprometido con el planeta.

Y que sabes que existe la posibilidad de darte un capricho y hacer regalos, de una manera completamente sostenible.

Los mejores consejos para hacer más ecológicas estas navidades y bajar la huella de carbono

Así ha cambiado la contaminación de Madrid

Mira.

Durante estas navidades tienes dos opciones.

Puedes continuar con la fiesta del consumismo como todos los años.

Pero también puedes tratar de cambiarlo todo.

Con unas decisiones muy simples puedes asegurarte de que los regalos que plantees sean mucho más sostenibles.

¿Vamos a por ellos?

Haz tus compras en negocios locales o pequeños productores

Cuando decides dejar a un lado las grandes superficies y te centras en realizar tus compras a pequeños comerciantes o negocios locales, estás ayudando de manera mucho más activa a la economía local.

En muchas ocasiones puedes encontrar regalos geniales en ferias medievales o artesanales, en mercadillos de Navidad o en tiendas de barrio de toda la vida.

Ve a todos esos comercios con encanto que cuentan con productos que son únicos y no se encuentran en ninguna otra parte para hacerlos más especiales.

¿Vas a regalar ropa? Prueba a mirar en tiendas de segunda mano o boutiques diferentes. 

Encontrarás prendas diferentes y que no tendrá nadie igual.

También puedes regalar gastronomía sostenible o cosmética ecológica.

¡Seguro que encuentras opciones geniales!

Hazlo tú mismo

No importa si se trata de un detalle para tu amigo invisible o un regalo como tal, dependiendo de tu capacidad de hacer manualidades puedes optar por hacerlo tú mismo.

Prepara una tarta especial, unos cupcakes de su sabor favorito, pinta un cuadro, prepárale un álbum de fotos hecho a mano o haz una caja de los cinco sentidos.

Los regalos hechos a mano suelen gustar mucho porque están pensados únicamente para la persona a la que se la regalas.

Y siempre son mejor que comprar algo que simplemente es mono, económico pero que no sirve de nada.

Seguramente ese producto se haya hecho en un país en condiciones infrahumanas y haya necesitado un medio de transporte contaminante para llegar hasta tu casa para… simplemente quedarse muriéndose de risa.

Y eso, siempre sabemos, que termina en la basura.

Así que vamos a evitar los regalos innecesarios y opta siempre por aquellos más especiales y únicos.

Controla la cantidad de regalos que entran en casa

En Navidad caemos en la tendencia de recibir regalos físicos que terminan en cualquier rincón de casa porque no los necesitamos.

Entre eso y los regalitos que van cayendo de un lado a otro, al final acabamos con montañas de regalos, cajas y envoltorios por todas partes.

Por eso, controlar la cantidad de regalos que entran en casa es primordial.

Habla con tus familiares y háblales de la posibilidad de evitar los regalos en físico y centrarnos en experiencias.

Y es que regalar tiempo en ocasiones es mucho más bonito que cualquier regalito sin más.

Por ejemplo: ¿qué tal si entre todos nos pagamos un viaje a esa ciudad que hace años que queremos ver? ¿Y si os vais a un balneario o un concierto

Pasar tiempo con tus seres queridos puede ser el mejor regalo del mundo.

Aprovecha las experiencias para vaciar tu casa de regalos y ser más sostenible.

Haz que los niños se desprendan de los juguetes que ya no quieren 

Si van a entrar nuevos juguetes en casa, debería ser porque ya hay otros que están hechos un desastre, medio rotos o ya les han dado un buen uso, así que… ¿por qué deberían estar en casa?

En el caso de que los juguetes estén bien cuidados, pero tus hijos ya no quieran jugar con ellos, lo mejor que podemos hacer es optar por donarlos o revenderlos para que otros niños puedan aprovecharlos y aumentar su vida útil.

Incluso podéis organizar un intercambio entre varias familias con niños que tengan juguetes en buen estado y que ya no necesiten. 

Se formaría una especie de movimiento circular para reciclar juguetes y seguir disfrutando de la Navidad más sostenible. 

Ayúdale a calmar esas ganas de juguetes nuevos que están de moda

Durante estas fechas, las jugueterías se frotan las manos de alegría. 

Es el momento perfecto para captar la atención de todos esos niños que van a escribir sus cartas a Papá Noel y los Reyes Magos.

Pero es importante que les eduques comprendiendo el valor que tienen los juguetes y que no es necesario que tengan una muñeca nueva si ya tienen una que está en muy buenas condiciones.

Es más, lo ideal sería hacerte con regalos que aporten algo nuevo a esos que ya tienen. 

En el caso de una muñeca… ¿qué tal unos complementos o unos nuevos modelitos de ropa? Incluso podrían estar hechos a mano por alguien que conozcas que sepa utilizar una máquina de coser.

Compra juguetes hechos con materiales naturales

Si hay una norma en la navidad sostenible es evitar los plásticos o las pilas. 

Por eso siempre es recomendable regalar juguetes hechos de madera o tela, cualquier material que sea orgánico y que termine biodegradándose por sí solo.

Eso quiere decir que hay que evitar materiales como el poliéster, que aunque parezca tela, es puro plástico y no ayudan al medio ambiente en absoluto.

Reduce o evita los envoltorios

El papel de un solo uso como es el caso del papel de regalo, en muchas ocasiones viene con una capa de plástico que es lo que permite que brille o tenga colores más llamativos.

Por lo tanto, por un lado, es un desperdicio de papel y, por otro, es un material contaminante.

Tener una charla con tus hijos y decirles que podrían pedirles a Santa y los Reyes que utilicen materiales reciclados para envolver sus regalos puede ser muy interesante para que comprendan el valor del medioambiente.

Utiliza envoltorios reutilizables

Pero, claro, esto no consiste en no tener ningún tipo de envoltorio, sino más bien escoger los que sean más ecológicos.

Por ejemplo, usar papel kraft, que viene en rollos de papel grandes, dura más tiempo y genera menos basura.

O la utilización de cajas decoradas que se pueden reutilizar otros años, pañuelos de tela, papel reciclado y decorado a mano o, por qué no, sacos personalizados para cada persona de la casa y que en el interior vaya el regalo.

Cualquier manera de envolver regalos será buena si, al final, el regalo que hay detrás hace ilusión, porque lo primero pasará a un segundo plano en cuestión de segundos.

Y tú, ¿cómo vas a hacer tus regalos de Navidad sostenibles?

Después de conocer nuestros consejos, es tu turno para ponerlos en práctica y decidir con cuáles te quedas y cuántos descartas.

En Globaliza te invitamos a probarlos todos para que tengas unas fiestas mucho más conscientes y sostenibles con el medio ambiente.

Al final… no tenemos un planeta B. 

¿Tú qué consejos darías para tener una Navidad más sostenible? Déjalos en los comentarios para que otras personas puedan apuntar ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *