Cómo cuidar del amor de tu vida: la cafetera de la cocina

Si hay algo sin lo que ninguno de nosotros podría vivir, esto sería el amor. Y de quién estamos más enamorados que de esa cafetera que nos anima las mañanas, ¿verdad? Ese oasis de esperanza para largas jornadas que se erige como Dios de cualquier religión mientras nos llena con su olor la primera sensación tras el amanecer. ¿La cuidas como se merece?

La cafetera no se conforma: o la cuidas o te abandonará

Cómo cuidar de tu cafetera
Fuente: Pixabay

Ya sabes cómo es esto de las relaciones. Todos llevamos suficientes fracasos amorosos a la espalda, así que lo hemos comprendido. Por mucho que esbocemos excusas cuando nos encontramos con otras personas, al contemplarnos en el espejo somos conscientes de que no la hemos cuidado de la manera en que se lo merecía.

Después de todo, no pide tanto, idiota, como diría Maldita Nerea. Tan solo el tiempo necesario para sentirse cuidada o querida.

Cómo cuidar de esa preciosa cafetera de cápsulas

Para las siguientes líneas supondremos que tú también has caído prendado de esa preciosa cafetera de cápsulas que se ha convertido en el placer culpable de todos los que buscamos todavía el café antes del teléfono móvil por las mañanas. Después de todo, cuando paseas por los pasillos de cualquier centro comercial te pone unos ojitos que son imposibles de resistir. Ulises lo tuvo fácil con las sirenas en comparación.

Para mimarla en condiciones tienes dos opciones:

  • Ser uno más y utilizar agua y jabón. Está bien, ya sabes, pero seguro que eso no te convierte en más especial que el resto de los candidatos.
  • Demostrarle tu cariño en un pequeño gesto. Retira las cápsulas de café y el depósito de agua y añade una taza con dos centímetros de vinagre y limón. Pulsa en el botón del café corto y repite el proceso en tres ocasiones para después enjuagarlas hasta que pierda ese intrigante olor a misterio.

¿Estás preparado para cuidar de ella como nadie más lo ha hecho nunca? Está en tu mano no perder el cariño de alguien que, si la cuidas, te prometerá amor eternamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *